Vida Healthy

¿Que pasa con tu sexualidad cuando padeces fibromialgia?

Compártenos:

Por Lilly Rivera
Go! Healthy PR

“La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia”, dice la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La fibromialgia afecta la sexualidad de quien la padece y también la de su pareja.

Dibujo / Go! Healthy PR
Dibujo / Go! Healthy PR

Hay pérdida de deseo sexual por el dolor en el cuerpo que sienten las personas, y el miedo a sentir más dolor en los días siguientes al coito, el cansancio, la rigidez, la depresión, la ansiedad, la baja autoestima y por algunos medicamentos como relajantes musculares o antidepresivos usualmente recetados para aliviar síntomas.

Dada la variedad de síntomas que pudieran confundirse con otras condiciones de salud, es importante que obtengas un diagnóstico y tratamiento certero por parte de un médico especialista, educarte bien sobre el síndrome, atender tu bienestar físico, psicológico, social y tu sexualidad.

Para que tengas una idea de la magnitud del dolor que puede sentir una persona con fibromialgia durante el coito, éstas “sienten la penetración sexual como si les estuviera entrando una navaja”, le dice a Go! Healthy PR el doctor Juan Figueroa Carrer, psicólogo clínico con práctica forense, egresado de la Universidad Carlos Albizu en San Juan, Puerto Rico.

El doctor Figueroa quien ha atendido a más de 100 personas diagnosticadas con fibromialgia en los últimos cinco años en su clínica localizada en Canóvanas, Puerto Rico, indica que dicha molestia hace imposible el disfrute de la sexualidad.

De acuerdo con el psicólogo clínico, la pareja de quien padece fibromialgia puede pensar que ya no la desean. Y en algunos casos ocurre abandono de pareja.

No obstante, el doctor Figueroa manifiesta que cuando le explicas a la pareja que la fibromialgia tiene sus altas y bajas, y, que hay otras maneras de hacer el amor distintas a la penetración, la experiencia sexual cambia y se disfruta.

Ese “me molesta me duele”, muy real en las personas que padecen fibromialgia o cualquier otra condición de salud dolorosa, redunda en menos encuentros sexuales y más distanciamiento de la pareja, dice la doctora Alicia Fernández, sexóloga y directora de la Clínica de Sexualidad Humana del Instituto de Servicios Educativos y Psicológicos de Puerto Rico (ISEP), Inc. en Carolina, Puerto Rico.

Para Fernández, conocer tu cuerpo y aprovechar los momentos de menos dolor para acariciar y ser acariciado, besar otras partes del cuerpo de tu pareja y que te besen a ti, comunicar lo que te gusta y atreverte a pedirlo y realizarlo, podría transformar la experiencia dolorosa del coito en una placentera. Incluso experimentar otras maneras de hacer el amor como menciona el psicólogo Figueroa.

Mira lo que puedes hacer para disfrutar y avivar tu sexualidad:

  1. Lubrícate

Si eres mujer y pasas los 50 años de edad, se afecta la lubricación vaginal por los bajos niveles hormonales. En ese caso hay que usar bastante lubricante a base de agua para evitar fricción entre el pene y el canal de la vagina, si haces eso no deberías sentir dolor porque no estás tocando pared con pared (pene y canal vaginal).

La doctora Figueroa recalca que es necesario que el hombre se ponga lubricante en su glande y la mujer en la entrada de la vagina y dentro del canal vaginal.

Una vez lubricados los dos, la penetración debe hacerse poco a poco, no de cantazo. “Ese control los hombres es difícil que lo tengan”, asegura la sexóloga pero se puede lograr.

  1. Cógelo suave

“En la penetración de sopetón, no hay que tener fibromialgia para sentir dolor”, asegura la doctora Fernández.

“Sencillamente esa penetración tiene que hacerse con suavidad, con cariño y suavecito o sea poco a poco, un poquito más un poquito mas hasta que el pene entre completo y entonces empiezan las entradas y la salidas que no le va a doler, no le va a molestar”.

Fernández menciona que hay inyecciones que se utilizan dentro del canal vaginal para evitar el dolor en esa área. Estas son provistas por médicos especializados en ginecología. Se usan en pacientes que padecen fibromialgia u otras condiciones.

Otra recomendación para el disfrute sexual, es buscar posiciones sexuales donde menos fricción pueda haber, por ejemplo, en donde las piernas de la mujer queden cómodas y más abiertas.

  1. Mastúrbate o masturba a tu pareja

La masturbación mutua es recomendada, es sexo sin penetración y “ahí se logra toda la estimulación sexual incluyendo los orgasmos”, expresa Fernández.

La masturbación individual es otra técnica sugerida. De hecho, la mujer puede usar estimuladores de clítoris y que ayudan a conseguir orgasmos.

Para que lo sepas, “el clítoris es el órgano sexual único en el mundo para el disfrute sexual femenino”, recalca la sexóloga.

  1. Aprende técnicas eróticas

De acuerdo con la directora de la Clínica de Sexualidad Humana de ISEP, ayuda mucho, saber qué cosas te excitan más y qué cosas excitan a tu pareja.

Mira algunas técnicas que puedes experimentar:

Llevar a cabo juegos pre coitales.

Tener sexo oral.

Realizar baile erótico.

El o ella puede hacer juego de roles.

Hacer uso de fantasías sexuales.

Cambiar de escenario (a cualquier lugar que no sea público).

Viajar.

Llevar a cabo experiencias que hayan vivido antes y que le hayan gustado a ambos.

Besar todas las partes del cuerpo.

También hay alimentos y bebidas que de acuerdo con la doctora Fernández despiertan la energía sexual, como por ejemplo:

Mariscos, almendras o fresas con chocolate.

Entre las bebidas puedes beber vino o champagne, pero conociendo tu nivel de tolerancia al alcohol porque “no queremos que te vayas a dormir” ni que te emborraches dice la sexóloga. Es solo para estimular el erotismo.

Las velas aromáticas, las feromonas artificiales o la lencería para ambos, también ayudan a la estimulación.

Expresión de la sexóloga Fernández

“Hoy soy yo, mañana puedes ser tú, si la persona se quiere retirar de mi vida obviamente yo tengo que bregar con mis sentimientos, porque yo quiero al lado mío quien me quiera como yo soy, quien me quiera con mis fortalezas y debilidades, porque una condición de salud la puede tener cualquiera en cualquier momento de la vida”.

Si tienes dudas sobre como avivar tu sexualidad busca la ayuda de un sexólogo para que puedas desarrollar un repertorio de técnicas eróticas y adaptarlas a ti y a tu pareja o de acuerdo con la condición de salud que padezcas. Recuerda que siempre hay opciones de estrategias y técnicas para tu disfrute sexual. ¡Date la oportunidad!

Contactos:

Dr. Juan Figueroa Carrer, psicólogo clínico con práctica forense. Centro Médico del Noreste en Canóvanas. 787.256.5555

Dra. Alicia Fernández, sexóloga y directora de la Clínica de Sexualidad Humana, en Carolina, Puerto Rico. 787.750.0455